A la condropatía rotuliana se le conoce como la lesión de los corredores, y se trata de un problema que afecta directamente al cartílago articular situado en la rótula y que aparece en forma de un dolor muy intenso y agresivo en la parte trasera de la rodilla.

Son cuatro los diferentes grados a la hora de clasificar una condropatía rotuliana, que varían en función de la extensión y de la gravedad de la lesión. Pueden ser muchas las diferentes causas por las que aparezca este problema, aunque principalmente va ligado a los deportistas que realizan ejercicio de alta intensidad.

condromalacia rotuliana

Principales causas

Como comentábamos anteriormente, la condropatía rotuliana es conocida como la lesión de los corredores, y es que es una de las lesiones más comunes entre los deportistas de élite.

Son varias las causas por las que puede aparecer la condropatía rotuliana, aunque principalmente se debe a la repetición de fuertes traumatismos en la rodilla y que poco a poco van dañando la compresión del cartílago. En estos casos, también suele haber una insuficiencia de la vascularización del hueso bajo del cartílago.

También puede aparecer de forma natural, porque el paciente en concreto presenta varios factores que potencian la degeneración del cartílago.

Para diagnosticar su aparición se suele recurrir a la resonancia magnética, ya que es la alternativa que ofrece los resultados más efectivos y que permite esquivar la artroscopia exploradora.

Tratamientos

condropatía rotuliana tratamientos

Los tratamientos tienen el principal objetivo de poner solución a aquellos factores que han desempeñado la aparición de la condropatía rotuliana, y que principalmente tienen que ver con una desalineación de la rodilla, por una rótula demasiado alta o baja, por problemas de obesidad, meniscopatía…

Los diferentes tratamientos que existen se encargan de corregir estos factores, y se apoyan principalmente en los analgésicos orales para reducir los dolores.

Sin duda uno de los más demandados y que ofrece unos resultados más efectivos es la fisioterapia, que es fundamental para conseguir aumentar la musculatura y la estimulación de la propiocepción. Es fundamental llevar a cabo una buena rehabilitación para conseguir recuperarse a la perfección.

Y en los casos más graves se puede optar por implantar condrocitos autólogos que permitan tratar y poner solución a los problemas sufridos en el cartílago.

También te recomendamos:

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a compartirlo en las redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn