Luxación de rótula, una de las lesiones de rodilla por excelencia

Si hablamos de lesiones de rodilla con un especialista en el tema, no tengas ninguna duda de que no tardará demasiado en mencionarnos la luxación de rótula, que se muestra como una de las lesiones de rodilla más habituales, especialmente entre aquellas personas que suelen practicar ejercicio a menudo.luxacion de rótula

La rodilla es una articulación que sufre en exceso, tanto para aquellas personas que llevan una vida normal como para aquellas en las que el deporte desempeña un papel protagonista. Por lo que es habitual que un elevado número de personas sufran lesiones de rodilla alguna vez a lo largo de sus vidas.

Centrándonos en la luxación de rótula, tal como comentamos anteriormente, se muestra como una lesión de rodilla muy común sobre todo entre los deportistas. En ocasiones cuando la luxación es bastante grande, es posible que no llegue sola, sino que afecte a otras zonas asociadas.

Tipos de luxación de rodilla

Luxación directa

Podemos hablar de una luxación directa en aquellos casos en los que un fuerte traumatismo empuja de golpe la rótula desplazándola hacia fuera de su posición normal, rompiendo todos aquellos elementos que tiene alrededor y que se encargan de sujetar la rodilla.

Luxación indirecta

Las luxaciones indirectas suelen darse principalmente en niños pequeños o en adolescentes, así como en personas que sufren de una rótula algo inestable. En estos casos, es posible que la lesión se produzca incluso sin necesidad de traumatismo a través de un mecanismo indirecto. Aquí suele aparecer por ejemplo al extender demasiado la rodilla o al realizar un cambio brusco en la dirección.

Principales síntomas

Son varios los diferentes síntomas que suelen aparecer al sufrir una luxación de rodilla. A continuación te los contamos, así que presta atención y toma nota.

Deformidades

Al sufrir una luxación en la rótula es habitual que aparezca también una deformidad, ocasionada por encontrarse la rótula fuera de su posición habitual. En estos casos sería suficiente con palpar la zona afectada, aunque si la luxación es bastante fuerte se puede apreciar incluso a simple vista.

Fuertes dolores

A nadie le sorprenderá que una lesión de este tipo suela venir acompañada de fuertes dolores. El problema es que se trata de un dolor que resulta realmente complicado de calmar, teniendo que recurrir casi de forma obligada a analgésicos.

El dolor todavía será mayor en aquellos casos en los que a la luxación le sigue una fractura, ya que aquí los pequeños fragmentos ocasionados por la rotura pueden provocar problemas de movilidad.

Tratamiento

El tratamiento tiene el principal objetivo de conseguir devolver a la rótula a su posición normal. Dependiendo de la gravedad de la lesión puede costar más o menos, aunque en la mayoría de casos suele ser necesario recurrir a la anestesia local.

También habrá que tener en cuenta si la lesión ha provocado la aparición de pequeños fragmentos de hueso, ya que de ser así será necesario someterse a una artroscopia para conseguir extraerlos.

De modo que como ves la luxación de rótula es una lesión muy habitual en la rodilla, aunque por suerte no suele conllevar ningún tipo de complicación una vez se haya intervenido para ponerle solución, pudiendo disfrutar de una total estabilidad y de la máxima fuerza.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *